Nada cambia si no vemos la crisis como una oportunidad

Han pasado ya casi 10 meses desde que no dejo aquí mi huella, no es porque no haya pensando en escribir, pero los rumbos cambiantes que va tomando mi vida y las ganas, tal vez, de dar una forma nueva a lo que en origen fue mi diario de viaje han hecho que no supiera que decir.

En este periodo, confieso que he dejado de ser un poco nómada. En París, sentía esa sensación tan Chovinista de ver al mundo girar en torno a mi. No lo hacía, pero ver tantas gentes de lugares, xeitos y vidas tan dispares como la mía, daban consuelo a lo que en mi, puede ser una excentricidad.

Sobreviví y me considero ganadora si pienso cuando llegué a París con la escusa de hacer un mes de francés sabiendo que sería para mucho más, no hablaba “rien” de francés. Corría el año 2010, España ya nadaba a sus anchas en lo que sería la larga vida de una crisis, había decidido dar una parada a la cooperación y quería aprender una nueva lengua. París me parecía una buena escusa para seguir buscándome la vida.

Entre nosotros, podría confesar que dejé España como una joven más que sin alternativas y futuro en la enterrada cuenca minera berciana se fue a buscar su pan. Pero también entre nosotros, debo agradecer a la situación de esa España del 2010 que me hubiese dado el “empujoncito” para irme de nuevo y volver a empezar. Lee el resto de esta entrada

Creatividad, el genio que llevamos dentro

huellaspegadas

  • Conferencia TED, Elizabeth Gilbert en su exposición nos habla de la creatividad a pesar de los miedos internos;
  • La belleza de poder disfrutar de esos momentos de inspiración;

Ayer me desperté de mi siesta. Ya era casi de noche. En mi cuerpo todavía se encontraba el peso del cansancio de dos noches casi en vela. Sigo en el tren que sigue en su rutina trayendo y llevando gentes de unos y otro lado. Un tren cada vez más variopinto y donde cada vez son más las nacionalidades que encuentro.

Intento actualizarme de esos casi tres días desconectada y las redes sociales son mi principal herramienta. Ayer visité una conferencia de TED en la que ELIZABETH GILBERT compartía su experiencia sobre la creatividad y ese genio que llevamos todos dentro. Lee el resto de esta entrada

Geografía amorosa del maíz por Sylvie Brunel

  • Un libro que trata muy de cerca aspectos fundamentales sobre la seguridad alimentaria.

  • Un retrato también, sobre las dificultades en continuo aumento, que los agricultores han de sufrir para seguir produciendo.

  • Un libro que deja servido el debate: la defensa de una agricultura industrial versus una agricultura más ecológicas para luchar contra el hambre en el mundo.

El maíz, junto con el arroz y el trigo son los tres cereales que conforman los pilares de la alimentación mundial. Esta planta, ha sido el sostén de algunas de las civilizaciones mas importantes de la historia de la humanidad, tanto en el Continente Asiático, como en el Continente Americano.

Geografía amorosa del Maíz (de momento sólo en francés) es un crónica, en primera persona, escrita por Sylvie Brunel de un modo llano y accesible, sobre la experiencia de investigación realizada por la autora acerca del maíz, su cultura y su problemática actual. 

No es un libro de carácter estrictamente científico. Sin embargo, la autora trata temas con un fondo científico como es la producción, la gestión del agua o la manipulación genética de esta planta.

Aunque es un libro con un cierto cariz internacional por su retrato histórico y evolución del cultivo a nivel mundial, el libro está muy centrado sobre el cultivo de maíz en Francia y se dirige principalmente a un público francófono.

Cuando nos enamoramos, las endorfinas, la oxitocina y sobretodo la feniletilamina, se hacen más presente en nuestras organismo. En este proceso de enamoramiento, miramos a la persona de una manera benévola, teniendo tendencia a idealizarla con facilidad.

La lectura de “la geografía Amorosa del Maíz” me ha hecho pensar en este fenómeno. Como lectora, ex-cooperante e Ingeniera agrónoma, defensora de una agricultura alternativa para alimentar el planeta, mi percepción al final de la lectura ha sido como si realmente este libro estuviese escrito bajo las fuertes dosis de la subjetividad que impulsa a veces el querer mostrar solamente lo que nos interesa. Lee el resto de esta entrada

Pesadilla de viaje

  • rompiendo límites
  • El relato vivido en el que un joven perdió el control en un tren.
  • Como las presiones laborales pueden superar nuestros límites mentales
  • Una triste historia durante un viaje en tren

Todavía estoy en estado de sock. El tren donde trabajo, se está convirtiendo en un conjunto de sucesivas pruebas a mi límite de tolerancia frente al mal estar del otro y la pérdida de control.

De todas las cosas se aprende en la vida, pero hay cosas que en mi vida nunca hubiese querido vivir. Y esta, es la última. Esta vez, la sorpresa más leve, al llegar al tren: un tren de noche sin vagón restaurante y un vagón primera clase sustituido por uno de segunda clase. Un buen preludio para comenzar un viaje llevado a los límites más insospechados. Venecia, Padova, Vicenza, Verona, Brescia y Milán. Entre cada estación, mil cosas que hacer, clandestinos a gestionar, clientes a recibir, escuchar su descontento y tratar de buscar una solución.

Entre todos ellos, una pareja de jóvenes, que como muchos, viajan en el tren. Desde Venecia con destino final París. Normalmente, dos ciudades separadas por un tren, que si todo se pasa bien, las une por un tiempo limitado de 13 horas y media. Lee el resto de esta entrada

Noches de encuentros y viajes

Llegamos casi tarde, era el final de la penúltima canción. Nos sentamos en el último banco que quedaba libre, justo en frente de la actuación. Justo al lado, un joven de pelo rojizo se deleitaba con la voz de quien poseía su corazón. A Philippe le molestaba la luz frente a sus ojos. Aún así nos quedamos. Escuchamos la música mientras él se lió un cigarrillo y yo, acompañé en silencio los coros del grupo gospel-reguee. La música terminó y decidimos andar un poco para tumbarnos en cualquier parte del Parc des Buttes Chaumont Allí, justo al lado, sonaba una guitarra que cantaba español. Nos sentamos no muy lejos, tal vez muy cerca. Philippe dejo su bastón a un lado y allí dejamos que el campo, el cielo perfectamente azul y la temperatura más que agradable nos encantase un poco más. (más…)

Les moissons du futur / Las cosechas del futuro

No he podido evitar, el nudo en la garganta viendo el documental “Les moissons du futur”. Marie-Monique Robin retrató en este documental algunos ejemplos de agricultores ecológicos de todo el mundo. Expertos, sabios y conocedores de la tierra. Alquimistas de las semillas, compositores de melodías asociadas de plantas que, como notas de diferente naturaleza, juegan en nuestro gran pentagrama al que llamamos tierra. Lee el resto de esta entrada

Mis primeros 33 años

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Cerré la puerta detrás de mi, dejando un cuarto que me había ocupado durante casi dos años. En su silencio, un espacio incomprensiblemente vacío. Cerré la puerta y detrás de mi dejé una ducha original, una cocina parcial y miles de noche de silencio.

Lee el resto de esta entrada

PASTA therapy

Farine00 Cuando llegué ya habían terminado la parte más interesante. A última hora me llamaron para trabajar y me obligaron a casi cancelar el curso de pasta hecha a mano por Valentina y Francesco (quien dirige un espacio de coworking) ambos creadores de Farine00. Era tal mi curiosidad que me quise pasar de todas maneras. La cita era a las 18.00, yo, llegué a las 20.30, tiempo suficiente me dije, para que ya hayan cenado. Pero no, a mesa puesta, tuve la oportunidad de disfrutar de la degustación de raviolis ricotta y espicanas en salsa roquefort y en salsa de tomate. Después de haber saboreado la pasta, ya puedo decir que la próxima vez me meteré “con las manos en la masa” desde el principio. Ya sólo de pensarlo, me emociono.

No hablé con ellos sobre el tema, pero el proyecto me hizo pensar al movimiento “slow food”. No obstante, nos contaron que muchos de sus productos frescos llegan de los productores de île-de-France con quienes tienen acuerdos y a quienes compran directamente. Veremos que frutos nos deja este eternal invierno. Lee el resto de esta entrada

Global Gachis, Tristan Stuart

ms

Se llama Tristan Stuart, y no ha inventado nada nuevo. Esa fue la primera idea que me vino hoy al escuchar su conferencia. Simplemente ha valorado su experiencia como adolescente haciendo sus primeros pinitos de productor. Cuenta que, cuando tenía 15 años, crió algunos cerdos con los restos de alimentos que sobraban en la cantina de un colegio, con el pan que tiraba el panadero de su barrio y con algunas verduras que restaban “no aptas para la venta”. Los crió y al final hizo su dinero. Tristan contó también que un día decidió cocinar para él algunas patatas que estaban un poco arrugadas, simplemente porque no daban la talla o porque quien gestionaba la cocina tenía la mano un poco ancha. Lee el resto de esta entrada

Estambul, la zambullida entre sus gentes

  • El relato del último viaje a Estambul, un viaje siempre alternativo
  • El descubrimiento de danzas místicas como las de los Derviches no tiene precio

Desde mi primnos_ser viaje, hace ya más de un decenio, he buscado que el viaje formase parte de mi modo de vida, ya sea para estudiar o para trabajar. No obstante, la vida va haciendo que poco a poco la búsqueda de la estabilidad tome cierto protagonismo, dejando para la curiosidad y el deseo de descubrir, a pequeños viajes en lugares determinados, que implican así mismo un tiempo preciso, y eso, no siempre lo recibo como un plato de buen gusto. Aún así, el simple hecho de que mis sentidos sientan, vean, escuchen, toquen y saboreen nuevos horizontes, no tiene precio.

No me había preparado para vivir como turista dicho mal en una ciudad como Estambul. Descubrir nuevos lugares para mi, significa descubrir sus gentes, soy adicta a esas nuevas gentes, y por suerte o por desgracia nunca encuentras lo esperado. La magia e historia de la ciudad monumental salpicada a todos lados por mezquitas y, por tanto, de religión, se mezcló día tras día en el extraño y a veces hasta molesto trato hacia la turista. Como tal, te sientes incómoda por el hecho de que cada vez que gastas tus liras, te están timando y engañando también si regateas. Después de dos días, las consecuencias son evidentes, frunces el entrecejo cada vez que te hablan, y terminando por mandar a la mierda al que te habla sin ningún tipo de complejo. Un abismo de trato entre ambos mundos.

La imaginación no llega ni por asomo acercase a los mundos aún por descubrir. Y así, aún dando todo por conocido, el descubrir un nuevo lugar en nuestras vidas, nos abre los ojos todavía un poco más. Regalo impagable del viaje.

No fueron muchos días, cinco noches acompañadas de cinco días. Nos hospedamos en un hostal llevado por hombres que, en un intento de familiaridad, colegueo y a veces exceso de confianza, intentaban dar un servicio que evidenciaba el cobro de comisiones por todas partes. De todas maneras, estos pobres muchachos no impidieron que hiciésemos o fuésemos donde nos dio la gana. Lee el resto de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 435 seguidores